banner Violencia Urbana Guatemala 2013La existencia de la violencia en América Latina ha tenido dos explicaciones centrales. La primera perspectiva explica el fenómeno por los desajustes propios de la modernización (industrialización y urbanización). La disolución acelerada de mecanismos de protección y control social generarían condiciones para un incremento de la violencia. La disociación entre realidad (pobreza) y expectativas llevaría a incentivar la delincuencia y la violencia social. Una segunda se detiene en las condiciones de socialización, esto es, las formas en que determinados grupos interactúan, la institucionalidad y culturas predominantes (Fuentes, 2011).

Por primera vez en décadas, en los países de América Latina, la delincuencia ha desplazado al desempleo como preocupación de los habitantes. Durante la última década los homicidios crecieron de manera sostenida en América Latina. Mientras que el 2000 esa tasa llegó a 20 homicidios por 100 mil habitantes, el 2008 esa tasa llegó a 26, con un promedio de 22 para el período 2000-2008. En México y Centroamérica, y en el área andina, la tasa promedio fue de 27; en tanto que el Cono Sur fue solo de 9. El triángulo norte de América Central -Guatemala, Honduras y El Salvador-, con tasas promedio para la última década que oscilan entre 40 y 50 homicidios por cada 100 mil habitantes, las más altas de la región, junto con Colombia y Venezuela.

Folleto
Malla Sesión Presencial
Listado alumnos

banner guatemala 2013 v01El problema de la inseguridad alimentaria y la desnutrición, especialmente aquella que es crónica y que afecta a la infancia, es tanto un problema de desigualdad en el acceso a los recursos, como manifestación de crisis estructurales y coyunturales relacionadas con el reacomodo del sistema económico-financiero mundial, el incremento sostenido del precio de los alimentos y la recurrencia de desastres naturales. Estas crisis, anunciadas y denunciadas de manera recurrente en el último tiempo desde distintas tribunas, se explican, entre otras causas, por la incapacidad de los gobiernos de enfrentar con competencia y eficiencia los retos en la provisión de servicios para el beneficio de las poblaciones. 

Centroamérica en su conjunto representa una fracción muy pequeña del mercado mundial de alimentos debido a que su población total no supera los 43 millones de habitantes, de los cuales un 50% se encuentra bajo la línea de pobreza y, por lo mismo, marginalizada de dicho mercado. Organismos internacionales coinciden en considerar a Centroamérica como una región vulnerable por su alta dependencia de las importaciones de alimentos y, en general, de insumos, los altos niveles de pobreza en grupos mayoritarios de la población, una tendencia lenta al mejoramiento de las tasas de desnutrición crónica, y propensión a crisis y desastres naturales como resultado del cambio y variabilidad climáticas.